La derrota, esa gran experiencia.

La derrota, esa gran experiencia.

No dejes que una derrota defina quien eres, deja que eso lo haga tu forma de vivir

Cuando sufrimos una derrota, y digo sufrir, porque a nadie le gusta perder, tenemos la oportunidad de seguir creciendo interiormente y hacernos más fuertes aprendiendo de porqué pasó y lo que tendría que haber hecho para no haber salido derrotado, si por el contrario esa experiencia nos hundió, y nos creo un proceso de inseguridad en nosotros mismos.

¿Cuánto nos alejo de nuestro objetivo esa inseguridad?

Por experiencia propia con los deportistas que trabajo si esa derrota nos desvía de nuestro centro de atención se convertirá en una distracción y una carga emocional para afrontar nuestro objetivo.
¿Recuerdas tu última derrota?
¿Cómo afrontaste esa situación ?

Tenemos que saber por qué y para qué hacemos lo que estamos haciendo, nuestra actitud positiva ante la derrota será la clave para seguir en el camino correcto.

Carlos Navarro
Es en ese momento donde tenemos que identificar nuestros valores que nos hacen estar luchando por nuestro objetivo, cómo perseverancia, autoestima, creatividad, autocontrol, armonía, compromiso, diversión, reconocimiento, espíritu de sacrificio

Conocer y reconocer esos valores para saber lo que realmente es importante para nosotros, nos hará dar sentido a nuestro camino, y de no estar cumpliéndose estos valores, esto podría ser un factor clave por el que no se están consiguiendo nuestras metas.
Cuando te falta perseverancia, constancia, espíritu de sacrificio

¿Cómo crees que sera conseguir tu objetivo?

Principalmente porque los valores juegan un papel decisivo en la motivación, un deportista que ha identificado y examinado los valores, por los que quiere luchar y vivir, es un deportista con un gran potencial de motivación.
Por experiencia propia, tanto como deportista como coach, existe una herramienta muy potente para afrontar esas derrotas, se trata del análisis DAFO, que nos ayuda a trabajar en nuestras debilidades, fortalezas, amenazas y oportunidades, que nos ha aportado esa derrota, y nos hará crecer a través de la reflexión, y el autoconocimiento, y generar en nosotros un plan de acción para mejorar nuestro rendimiento.
La diferencia entre un buen atleta y uno excelente es el control y la gestión emocional cuando vienen momentos difíciles, así que párate y reflexiona:

- ¿Qué te ha aportado esa derrota?
– ¿Qué quieres cambiar y mejorar?
– ¿Qué hace tu competencia?
– ¿ En que eres bueno?
– ¿Qué te podría distraer?
– ¿Cuánto compromiso tienes con tu objetivo?
– …

Una vez reflexionado y analizado estos aspectos y otros que pueden surgir del DAFO, seremos más conscientes de todo ello, y a la vez más completos, aún así cuando uno sale a competir, uno gana y otro pierde, y yo os pregunto:

¿Si salís a competir, como de lejos estaréis de la derrota?

PeterCoaching

Próximo artículo: Ganar, perder o COMPETIR. Si queréis hacer alguna sugerencia al respecto de este próximo artículo estaré encantado de recibirlas.

P.d.: Coaching prepárate mental y emocionalmente para lo que va a venir.
By @petercoaching

ANDRES TOVAR YANEZ

ANDRES TOVAR YANEZ

Director at TKDLATINO
Tenemos un plan estratégico... se llama hacer las cosas bien
- Herb Kelleher
ANDRES TOVAR YANEZ

andrestovary

Tenemos un plan estratégico... se llama hacer las cosas bien - Herb Kelleher