Itzel MANJARREZ

  • Location10 de abril de 1990
  • Squad Number

http://www.femextkd.net

QUERÉTARO, Querétaro, 30 de nov.- Luego de haber logrado oro en los Centroamericanos, Itzel Adilene Manjarrez Bastidas, tiene ahora un nuevo compromiso, el Grand Prix que esta semana se desarrollará en el Centro de Congresos de esta ciudad y en la que habrá de enfrentar a competidoras de Croacia, Francia, China; España, Corea, Tailandia y Egipto.

Nacida el 10 de abril de 1990, en el estado norte de Sinaloa, Itzel tiene entre sus estadísticas 38 peleas registradas, luchador ganó 26 de ellos. Esa es una tasa de 68,4%

236 puntos de vida distribuidos y 131 recogidos durante las peleas, ha ganado tres puntos de oro y perdió 1.

Ha participado en 16 torneos, 16 con las organizaciones internacionales y 0 con valoración nacional.

Ahora tiene el reto de superar a las mejores siete rankedas de la categoría Fly – 49 como son: Lucija Zaninovic (CRO); Yasmina Aziez (FRA); Jingyu Wu (CHN); Brigitte Yagüe Enrique (ESP); Sohui Kim (KOR); Chanatip Sonkham (THA); y Nour Ahmed Hussein Abdelsalam (EGY).

Itzel se ha convertido en un motivo de orgullo tanto para Culiacán como para el estado de Sinaloa, al obtener una medalla de oro en los pasados Centroamericanos.

Ella tuvo sus inicios en el Centro Social de Infonavit Humaya, colonia de la que es originaria, y como muchos niños iba jugar a dicho inmueble, hasta que un día “algo la enganchó”.

“Entré a practicar porque había muchos niños. Al principio iba solo a verlos, no más; veía por una ventana, me acuerdo. Y empecé a ir, me metí… yo me inscribí sola, mi mamá no sabía”.

“Me inscribí y hasta que me cobraron la mensualidad le dije a mi mamá que fui a entrenar y ya. Mi mamá me regañó porque no le había dicho”, expresó Itzel Manjarrez.

Manjarrez recuerda con orgullo sus primeros pasos en un deporte que requiere mucha entrega y disciplina, por lo que a lo largo de su aun corta carrera tuvo que renunciar a otras cosas.

“Me acuerdo que estaba en jazz. Siempre lo combinaba (el tae kwon do), fui 2 años también a guitarra al instituto de la juventud y también aprendí a tocar el teclado”.

“Me iba del centro a entrenar, con el ´tecladón´ pero siempre iba a entrenar. Fue entonces que dije que era el tae kwon do lo que más me gustaba, lo otro, sí podía dejarlo, entrenar no”.

Con el paso del tiempo, Itzel se ha ido adentrando más con el tae kwon do, disciplina con la que pretende llegar muy lejos.