Adanys Cordero regresó al área de combate tras convertirse en madre para competir en sus terceros Juegos Panamericanos y tratar de cumplir el gran sueño de su carrera deportiva, clasificar a los Juegos Olímpicos.

Tuvimos la oportunidad de conocer un poco más su lado personal así como sus aspiraciones en el deporte…

¿Qué te llevó a estar en el mundo del taekwondo?

Mis padres y mis tíos lo practicaban cuando estaban pequeños, en Miranda cerca de donde vivo, por medio de la alcaldía dan clases de taekwondo gratuitas para que la gente se integre al deporte.

Mi tío era el entrenador, yo practicaba danza, a mi mamá no le gustaba el deporte porque pensaba que no iba a ser tan femenina, sin embargo, él una vez tuvo una competencia y yo fui, sin haber entrenado, me dijo como era participé y gané, llegué a casa enseñándole a mi mamá la medalla y desde allí me llevaba todos los días.

¿Del taekwondo qué te inspira?

La satisfacción de poder competir y conocer otros países, aparte de eso mi inspiración es llegar a las olimpiadas y traer una medalla.

¿Cómo te sientes cuando estas fuera de tu tierra en las diferentes competencias?

Cuando llegamos a otro país conocemos el taekwondo de otra manera, en otros lugares lo hacen diferente, es un aprendizaje más, son muchas experiencias de las que aprendemos mucho.

¿Tienes algún ritual antes de saltar al ring?

Yo misma me aplaudo y me digo que soy buena, como todo siempre le pido a Dios que me ayude, también hablo con mis padres, les digo si tengo miedo o estoy nerviosa, ellos me dan sus palabras, mi papá es como mi psicólogo.

¿Algún ídolo en el taekwondo?

Víctor Estrada (México) ha sido uno de los competidores más completos y por supuesto Adriana Carmona (Venezuela).

¿Luego de que te retires has pensado en ser entrenadora?

Pienso que eso se le da a cada persona.

En relaciona esta pregunta les dejamos una entrevista reciente




¿Qué le falta a Venezuela para traerse medallas panamericanas ?

«Primero nosotros tenemos mucho corazón y empeño, lo hemos demostrado en lo que hacemos, no tenemos apoyo económico necesario una vez que salimos siempre traemos una medalla o varias. Vamos cosechando éxito, pienso que necesitamos mucho apoyo de nuestros gobernantes para foguearnos bastante en los diferentes abiertos y agarrar puntos en el ranking para estar al nivel de los contrincantes«. Respondió para los Panamericanos de Toronto y aun a la fecha sigue mas vigente que nunca.

¿Cuál es tu clave para conseguir una victoria?

Cuando no estoy nerviosa en un combate para mi es preocupante, si yo no tengo ese nervio no soy yo, mi clave es la confianza que tengo al momento de pelear.

¿Cuál ha sido la mejor victoria?

La que más me marcó fue en los Juego Suramericanos Medellín 2010, fue bastante crítico, estaba entrenando fuerte y en Corea me fracturé la mano, estando allá me tuvieron que operar, faltándome poco para la competencia, gané pero fui bajo riesgo propio

¿Recuerdas palabras de algún entrenador que te hayan marcado?

Carlos “Nené” Hernández, siempre me decía que cuando iba a pelear tenía que disfrutarlo para que me pudieran salir las cosas bien.

¿Qué te ha dejado la experiencia de combatir con las mejores del ranking?

Siento que con ese tipo de competidoras es la mejor manera de demostrarte si eres buena o mejor que ellas, me tengo que fajar bastante.

¿Alguna anécdota que recuerdes?

En los Juegos Bolivarianos estaba por entrar al ring y se me metió una mosca en el ojo, tuve que detenerme para sacarla.

¿Qué significa el maestro Hung Ki Kim para ti?

Es como un padre, es una persona muy sabia a quien le puedo preguntar cualquier cosa y muy conocedor, es una persona muy franca, habla con la verdad.

¿Qué te está dejando el taekwondo?

El respeto por las personas, me ha enseñado a querer más a mi familia, es un deporte que te lleva a conocer culturas cuando viajas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *